Martes, 23 de octubre de 2018


Columna: Columna Sin Nombre

A 19 años de aquella gran inundación de 1999

Viernes, 05 Octubre 2018

 

¿Alguien sabe dónde anda el Gober Mesero? Anda ausente estos días…

--Chopenjawer

 

Hasta hace poco que viajamos al norte de Veracruz, todavía se podían ver algunos vestigios de aquel desastre de 1999. Es inimaginable el sufrimiento de aquellos que en pocas horas lo perdieron todo: vidas de seres queridos, patrimonio, esperanza.

Este 5 de octubre se cumplen 19 años de aquella gran inundación, con afectaciones más graves para pueblos del norte de la entidad: ese Veracruz que muchas veces reclama ser abandonado. Relatos de la época indican que hubo lluvias intensas pocas horas antes de la desgracia, cuando los ríos aumentaron de nivel y sus aguas cubrieron a comunidades de Gutiérrez Zamora, Cazones, Tecolutla y Poza Rica.

Un artículo divulgado en la Revista Mexicana de Sociología, fechada en abril-junio de 2006, titulado: "Las inundaciones de 1999 en Veracruz y el paradigma de la vulnerabilidad" y escrito por los académicos Benigno Aguirre y Jesús Manuel Macías, detalla la situación: "Este año fue considerado particularmente problemático en materia de inundaciones en el mundo. El Observatorio de Inundaciones de Dartmouth, registró 102 casos de inundaciones extremas en todo el planeta. Las inundaciones de octubre de ese año golpearon los estados de Veracruz, Puebla, Hidalgo y Tabasco en un área que abarca el sureste, centro y este de México. De acuerdo con las estadísticas oficiales, 384 personas murieron y 368 000 sufrieron pérdidas directas materiales. Sobrevinieron como resultado de lluvias torrenciales vinculadas con una depresión tropical denominada Número 11".

En dicho estudio también se especifica: "Casi 40% de los municipios en el estado fue afectado por las inundaciones, lo que causó 124 muertes y daños materiales a 209 000 personas. Las pérdidas económicas globales alcanzaron aproximadamente 2 800 millones de pesos”.

Si bien las lluvias de esa temporada fueron torrenciales y la gente del lugar estaba acostumbrada a las inundaciones regulares, los académicos señalan un hecho histórico sin precedente que causó la desgracia:

“La gente que vive en las ciudades cercanas o adyacentes a los ríos en la Planicie Costera del Golfo de México y en la propia costa de Veracruz está familiarizada con el problema de las inundaciones fluviales estacionales. Tal tipo de inundaciones ocurre de cada dos a cinco años, y durante estos acontecimientos son afectadas muchas de las viviendas en áreas residenciales de ciudades ribereñas. De ese modo, las inundaciones constituyen una parte normal de la vida de los habitantes de dichas tierras. Efectivamente, la severidad extraordinaria de las inundaciones de 1999 fue causada --más que por las cantidades considerables de lluvia-- por la decisión tomada por las autoridades de abrir las compuertas en varias de las presas ubicadas en la Sierra Madre Oriental, concretamente en el segmento denominado Sierra Norte de Puebla. Dichas presas son utilizadas para la agricultura y para la generación de electricidad. Este tipo de decisiones --de suyo controversial y que acarrea consecuencias negativas para la región-- fueron tomadas (y negadas) por las autoridades federales a cargo de la administración y el mantenimiento de las presas de la Comisión Nacional del Agua (CNA).

Otro dato relevante dentro de dicho estudio es que “la mayor parte de las colonias estudiadas resultaron ubicadas fuera de las áreas de riesgo de inundación definidas por el gobierno del estado de Veracruz en junio de 1999”.

Y reitera en sus conclusiones que si bien el norte de Veracruz es propenso a experimentar inundaciones estacionales y catastróficas, a la vez que “su población ha desarrollado una familiaridad con dichos eventos, así como un sentido de confianza de que ellos saben cómo reaccionar a tales inundaciones. Las de 1999 fueron diferentes porque su magnitud fue inesperada y rebasó su conocimiento y experiencias obtenidas en las inundaciones previas”.

Una tuitera, @NoemiJulio, relata en un interesante hilo lo ocurrido en esas fechas: “Animales y cosechas también fueron arrasadas, no existía esa cultura de prevención como ahora. Para los que ubiquen el puente del Remolino y saben de la hermosa vista que hay en ese camino, fue terrible ver un panorama tan desolador en esos días. La playa de Tecolutla fue receptor de infinidad de cosas, basura, árboles. A la altura dónde inicia Casitas me tocó ver en un brazo de mar UNA CASA que se comprende fue arrastrada por la corriente. También pude visitar Cazones, los caminos estaban muy dañados. Los siguientes días nos dedicamos a limpiar el local de mis papás, estaba lleno de lodo, la caja de la despensa floto, no le entró agua y eso nos permitió comer por varios días, la comida estaba escaza, mi papá tenía garrafones de agua que empezó a regalar a los vecinos Después nos enteramos que llegó a costar $100 un garrafón, era indignante como querían aprovechar de una situación así. Los curiosos no faltaban en la iglesia de la 27 que también  había sido afectada ya que el cristo se lo había llevado el agua. El padre les daba (a los curiosos) una escoba para que se pusieran a limpiar. El cristo fue encontrado sin ningún daño en el fraccionamiento floresta y fue regresado a la iglesia días después”.

Hoy se cumplen 19 años de aquella tragedia, la cual, por cierto, dio origen al nacimiento de la Cumbre Tajín, propuesta del entonces gobernador Miguel Alemán Velasco a manera de resarcir los daños y detonar económicamente la zona tan afectada.

NOTA PARA PEGAR EN EL REFRI: Que “Cámaras Prestadas” no sólo tiene manos de estómago para romper cámaras nuevas de la dependencia, sino que también manda dinero en efectivo en bolsas de pan a proveedores… ¿Por qué no quiere usar la transferencia electrónica o cheques de la Coordinación de Comunicación Social del Gobierno de Veracruz? Cada vez más fuerte el rumor de que no les cuadran las cuentas por estar harto confiados de que el próximo gobierno lo iba a encabezar “Miguel Chiquito” y no se prepararon para la derrota.

OTRA NOTA: Datos para no perder de vista del Informe General Ejecutivo de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2017. El informe refiere que 762.5 MDP del Fondo Bancario de Bienes Recuperados (Fobire), según registros contables, una parte de éstos fueron aplicados en los sectores de Salud, Obras Públicas y Seguridad Pública, pero no están claros. Súmense 6,747.9 MDP DE deudores por anticipos de Tesorería a corto plazo-retenciones del Fideicomiso para Mantenimiento de la Deuda; sus registros contables están sujetos a seguimiento en 2018 para suficiencia documental que permita fincar responsabilidades. Y agregue 8,869.0 MDP de deuda pública que tienen falta de seguimiento y soporte documental de saldos reclasificados a Cuentas de Orden.

LA ÚLTIMA PORQUE HAY QUE VISITAR AL REFRI ESTA MADRUGADA: Mucho movimiento en la Secretaría de Educación de Veracruz y no es para menos: es la de mayor presupuesto en el Gobierno de Veracruz. En la madrugada del jueves, el ex rector de la Universidad Veracruzana, Raúl Arias Lovillo, anunció que dejaría de trabajar en Guanajuato, lo que hizo incrementar los rumores de que viene a encabezar a la SEV; por otro lado, aumentaron los ataques en contra del diputado Zenyazen Escobar, a quien vinculan estrechamente con el gobernador electo Cuitláhuac García, y está también perfilado para ser el titular de la SEV, auqnue le achacan falta experiencia. Esos dos nombres son los que finalmente quedarían al aire, a menos que haya un tapado y exista una sorpresa de última hora… Hay que agregar que trascendió la renuncia del oficial mayor de la dependencia, el coatepecano Abel Cuevas Melo, para irse a buscar la dirigencia estatal del PAN en la planilla de Pepe Mancha.

Valora este artículo
(0 votos)
Pablo Jair Ortega

Cuando nació en 1979, nacieron todas las flores y en la pilar del bautismo cantaron los ruiseñores. Medio poeta, quiso ser antropólogo, pero le dijeron que mejor estudiara en la Normal, pero se pasó a la escuela de enfrente porque ahí estaban las chicas más hot, específicamente en Comunicaciones

pablojairortegadiaz@gmail.com