Sábado, 17 de noviembre de 2018

Fuera de Foco

Yunes y su prisa por irse de Veracruz
Silvia Núñez Hernández

Buenos Días Veracruz

El silencio del gobernador Yunes
David Varona Fuentes

Informe Rojo

Rocío Nahle: a unos los engaña, a otros los provoca
Mussio Cárdenas Arellano

Columna Invitada

"Servir o servirse"
Columna Invitada



Columna: Informe Rojo

Javier Duarte: para los desaparecidos no habrá justicia

Viernes, 21 Julio 2017

 

Por el robo a Veracruz se juzga a Javier Duarte, no por su policía criminal, la que se coludió con el narco, levantando inocentes y torturando hasta matar, sepultando cuerpos en fosas clandestinas, provocando angustia y dolor.

Por esa violencia no se juzga a Javier Duarte.

Para esos muertos y desaparecidos no habrá justicia.

De ese luto y ese dolor se ríe Javier Duarte.

Va sorteando las imputaciones por el saqueo descomunal, los millones que hurtó de las arcas públicas, el lavado y el blanqueo de capitales, la red de prestanombres y el uso de empresas fantasma y empresas fachada para diluir los dineros mal habidos en inversiones inmobiliarias dentro y fuera del país.

Extraditado desde Guatemala, el ex gobernador de Veracruz no enfrenta cargos lesa humanidad, ni desaparición forzada, ni la colusión con la delincuencia mayor. Lo suyo es el peculado, abuso de autoridad, delincuencia organizada, lavado de dinero, evasión fiscal, coalición de funcionarios para cometer un delito.

No incluye el juicio de extradición su amorío con los malos y los capos, la entrega del aparato de seguridad al crimen organizado, ni el involucramiento de la policía estatal en la mecánica delincuencial, dejando a zetas y golfos, a los del Cártel Jalisco Nueva Generación, hacer de Veracruz un paraíso de impunidad.

Viene a México y solo se le enjuicia por el robo y la quiebra de Veracruz.

No lo tocan por el dolor de las víctimas, las familias y los amigos que vieron partir a su gente un día y no supieron más.

Burlados por Javier Duarte, el yunismo no es mejor. Agravia la mentira, la indiferencia, la

soberbia, el desprecio.

El lunes 17, el Colectivo Familias de Desaparecidos Orizaba-Córdoba emitió un comunicado en el que exige que Javier Duarte sea investigado y llevado ante la justicia por aquellos que un día simplemente no volvieron más.

Dice el comunicado:

“El día de hoy, Javier Duarte de Ochoa, fue extraditado de Guatemala, para enfrentar las acusaciones por los delitos de operación de recursos con procedencia ilícita y delincuencia organizada. Para la sociedad Veracruzana en especial para las familias de las víctimas de la violencia durante el periodo en el que gobernó Duarte en Veracruz, la extradición no garantiza el acceso a la justicia y encontrar a sus seres queridos desaparecidos.

“Veracruz es uno de los estados con mayor registro a nivel federal de personas desaparecidas y junto con Tamaulipas es el estado líder en investigaciones federales por desaparición forzada en los últimos años, delitos que se han agravaron durante el gobierno de Javier Duarte. Prueba de ello es que ex funcionarios del gobierno de Duarte, Arturo Bermúdez Zurita y Alfonso Zenteno, han sido detenidos, el primero por enriquecimiento ilícito, aunque también es señalado por estar involucrado en desapariciones forzadas y el segundo por pederastia, también señalado por estar involucrado por desaparición forzada.

“A las familias de personas desaparecidas de Veracruz, que buscamos a nuestros seres queridos incansablemente nos preocupa que no se finque responsabilidad por los delitos de desaparición y asesinato a Javier Duarte, ya que según el Tratado de Extradición entre Guatemala y México firmado en 1997 contempla que la persona reclamada no podrá ser detenida o juzgada por un delito distinto por el que se concedió la extradición. Para las familias de personas desaparecidas, sociedad veracruzana y mexicana es de suma importancia que se le finquen responsabilidades por la desaparición forzada de personas, debido a la omisión y permisividad para que las fuerzas de seguridad y crimen organizado actuaran, con total impunidad.

“Las familias de personas desaparecidas exigimos que se investigue a Javier Duarte y a otros funcionarios de su administración por la desaparición de personas y pedimos a la sociedad veracruzana que se una a esta exigencia, ya que es necesario terminar con la impunidad que controla al Estado veracruzano para luchar contra este terrible crimen que azota y se esparce en el país”.

Otros colectivos no ceden en su reclamo de justicia. Si se los llevaron vivos, vivos deben regresar. Y si fueron ejecutados, alguien tiene que pagar.

Al frente de Colectivo Solecito por Veracruz, Lucía de los Ángeles Díaz Henao ha mantenido una posición inflexible, primero en la búsqueda de cuerpos en fosas clandestinas, rompiendo protocolos y limitantes oficiales, y luego en la exigencia de que el gobierno de Veracruz actual asuma su rol.

Su voz se expresa cuando aborda la responsabilidad de Javier Duarte y su secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, hoy en prisión, acusado de enriquecimiento ilícito, abuso de autoridad, no por desaparición forzada ni crímenes y levantones.

Se les debe juzgar por desaparición forzada, acusa, y “por omisiones en la investigación de miles de desapariciones; sin embargo, Henao lamenta que hoy la Fiscalía de Yunes exhiba la misma incompetencia que las que tuvo Duarte”, refiere la revista Proceso.

“Tenemos una fiscalía enana —agrega— para un criminal tan grande como Duarte. Hay cosas que podrían imputárselas por omisión en desapariciones o en las mismas desapariciones forzadas. No es fácil acusarlo sin probar completa la cadena de mando, se requiere una investigación muy exhaustiva y un trabajo legal muy sofisticado, incapaz de realizarse por la actual Fiscalía”.

Vía la policía estatal, la policía cómplice del crimen organizado, Javier Duarte y Arturo Bermúdez detonaron la violencia sin control. Vendieron los territorios, dejaron operar a la delincuencia, desaparecieron cuerpos policíacos en municipios estratégicos, se fueron convirtiendo los elementos de la policía en agentes del “levantón”, la tortura, la muerte.

Recurrente, el modus operandi comenzó a advertirse en todo Veracruz, en el norte y en el sur, en la costa y en la montaña.

Y Bermúdez y Duarte decían no saber.

Y llega Miguel Ángel Yunes Linares y no se lo quiere trabar.

Una mujer enseña cómo se debe encarar a un rufián vestido de rufián. Es Aracely Salcedo. Su hija Fernanda Rubí desapareció y desde entonces no su vida cambió.

Abordó a Javier Duarte, el 23 de octubre de 2015. Le exigió saber dónde está su hija, qué resultados arrojan las investigaciones. Duarte y su esposa Karime Macías sólo sonreían. Huyendo tácitamente, sólo podían esbozar una sonrisa. Frente a una desaparición forzada, frente a una eventual muerte, sólo una sonrisa.

Fue Aracely Salcedo a Guatemala. Fue con Lucy Díaz, de Colectivo Solecito, y con Yadira González, de Justicia por los Desaparecidos. Se plantaron frente al Tribunal, exigiendo que a Javier Duarte se le extraditara a México para ser juzgado por desaparición forzada, por delitos lesa humanidad. Llevaban sus mantas, su reclamo, su voz.

Su imagen dio la vuelta al mundo, por su valor y decisión. Y hoy saben que a Javier Duarte, el PRIAN, sus cómplices, lo juzgan por el saqueo a Veracruz pero no por las desapariciones y crímenes de miles de veracruzanos.

Marchan los familiares de los desaparecidos. Se plantan en las plazas, en carretera, en eventos públicos. Exigen saber. Exigen que la ley se aplique. Exigen que los culpables vayan a prisión.

Hurgan en la tierra. Hallan cuerpos, cráneos, huesos desmembrados. Hallan restos que el gobierno de Javier Duarte negó que existieran, que “Culín”, alias Luis Ángel Bravo Contreras, el fiscal del duartismo, pretendió borrar, como las pruebas de ADN que manipuló para obstruir la justicia. ¿Por qué?

Yunes, vía su fiscal Jorge Winckler, también los agravió. Los evade el yunismo, les da largas. La espera a reuniones de trabajo se vuelve insultante. La disculpa es hueca. La soberbia agravia.

Habrá que entender que ellos no son iguales a los demás. Ellos, los familiares de los desaparecidos, viven en la angustia, aferrados a una esperanza; viven la incertidumbre, sin saber si algún día hallarán a su ser amado, quizá sólo para darle un final digno.

Su lucha es titánica. Con sus manos buscan en la tierra, sufragando su labor, aprendiendo a no contaminar la prueba judicial. Y en la Fiscalía de Veracruz, un mando menor, Luis Eduardo Coronel Gamboa, lo mismo se va de farra cuando debía atender a los familiares de los desaparecidos, que suelta una frase imbécil: “¿Cuál es la prisa si están desaparecidos?”.

A Duarte no se le juzgará por delitos lesa humanidad. No lo incluye la petición de extradición a Guatemala. Allanado a ese proceso, Javier Duarte libró el riesgo de enfrentar una sentencia peor que la que le pudieran acreditar por el robo a Veracruz.

De ahí que Lucy Díaz de Henao sostenga que tendrá que ser una corte internacional la que haga pagar a Javier Duarte y a Arturo Bermúdez por todas las atrocidades, violaciones a derechos humanos y desapariciones.

“Sería iluso pensar que está Fiscalía pueda hacer un juicio exitoso contra Duarte”, apunta.

Lloran por el dolor y por la indolencia, por la angustia del familiar perdido, por la saña del que mata y sepulta. Y también por la impunidad de los verdugos.

Para los desaparecidos no habrá justicia.

Archivo muerto

Sol y sombra de Téllez Marié. Va al Congreso de Veracruz y le imputa a Javier Duarte que se coludió con el crimen organizado, desapareció 23 policías municipales, pactó con el crimen organizado, lo dejó operar, cobrar derecho de piso, el trasiego de droga, el secuestro y la extorsión.

Recordó el secretario de Seguridad Pública que a Fidel Herrera le acreditan un soborno del Cártel del Golfo de 12 millones de dólares para dejarlo hacer, dejarlo pasar en sus días de gobernador.

Hay violencia exacerbada por los pactos de Fidel Herrera y su alumno Javier Duarte con el narco, secuestradores, tratantes de blancas, traficantes de indocumentados, el robo, el crimen por una paga. Hasta el gobierno federal le entró, dice Jaime Téllez Marié.

Teniendo todo para actuar, les permitieron ser impunes. Lo que no explicó es por qué si el diagnóstico implica a Duarte y a Fidel con los malosos, no se les ha encausado penalmente; por qué no hay denuncia por vínculos con el crimen organizado. Y si no la hay, ex complicidad también.

Comparecencia explosiva pues Téllez Marié se trenzó con tres diputados: a Ernesto Cuevas, quien le pidió su renuncia por incompetencia, lo tildó de borrachín al que detienen las autoridades manejando ebrio; a Fernando Kuri, priista del grupo mixto Juntos por Veracruz, cuya empresa está involucrada en una investigación federal por robo de material de transporte público; a Basilio Picazo por hallarle madera robada en una camioneta.

Querían llevar a Téllez Marié al Congreso y lo tuvieron que aguantar. Lo que dejó en el aire el secretario de Seguridad es por qué, si Fidel Herrera y Javier Duarte pactaron con el crimen organizado, no hay denuncia aún. Y eso es complicidad…

Otras cuatro fotografías implican de nuevo a Fernando Yunes con caciques y matones en el sur. Otra vez, Erasmo Vázquez González, el “rey del limón y los cítricos”, hermano del extinto Cirilo Vázquez, al que un día un perspicaz periodista, urgido de halagarlo, le llamó “caudillo del sur”, y le encendió el ego. Primero las gráficas que detonaron el escándalo, a unos metros el senador con licencia y actual alcalde electo de Veracruz y el temible H, alias Hernán Martínez Zavaleta, y a su lado Erasmo.

Luego otras ocho imágenes en que el hijo del gobernador posa con el líder ganadero y campesino, con el delegado de Tránsito en Cosoleacaque, Félix López Mora, y una docena de fans. Hoy son cuatro fotografías, de nuevo con Erasmo Vázquez, cuidados de cerca por los escoltas del cacique, por Joaquín Montero, a quien llaman en un documento “jefe de sicarios”, tomándose dos veces la selfie en que muestra las armas que se carga para proteger al patrón.

O sea que es más estrecha la liga Fernando Yunes-Erasmo Vázquez, apareciendo juntos en diversos eventos, so riesgo de que la violencia los alcance… De madrugada, Antonio Rodríguez salió del bar.

Un comando lo acechaba. Lo fildeó, lo tuvo a la mano y se lo llevó. Antonio Rodríguez es director jurídico del DIF-Coatzacoalcos. Es el primer funcionario municipal joaquinista plagiado, sin que 24 horas después se sepa qué fue de él. Ocurrió en los primeros minutos del miércoles 19, cerca de su centro de trabajo, en la colonia Héroe de Nacozari. Había estado en un bar, abordó su automóvil y de pronto sintió el cerrón de otro vehículo.

Amagado, las armas apuntándole, fue obligado a ir con ellos. Su caso está en manos de la Unidad Especializada en Combate al Secuestro, que asesora a la familia para tratar de regresarlo con bien. Primer funcionario joaquinista que oficialmente sufre un levantón…

¿Quién es ese alcalde del sur que deslizó sustancioso soborno, unos 2 millones de pesos, al ORFIS, pidiendo, exigiendo, que le cuadren las cuentas de los vastos recursos que recibió, no invirtió, simuló que los aplicó en obras fantasma y los desvió? Una filtración sobre el caso puso ya en alerta al Congreso de Veracruz…

Valora este artículo
(1 Voto)
Mussio Cárdenas Arellano

Atrapado en el mundo de las letras y la denuncia social, Mussio Cárdenas Arellano cuenta ya con un extenso kilometraje recorrido en el periodismo. Lejano parece ya aquel 1978 cuando en Coatzacoalcos, su tierra natal, escribió sus primeras notas. Transitó por la entrevista, el reportaje, la crónica, el artículo y la columna política. Fue corresponsal de la revista Proceso, Imevisión, IMER, Contralínea; fundador de las revistas Contacto e Informe Rojo; analista político en radio y televisión, y ganador del Premio México por columna política, en 2009, otorgado por la Federación de Asociaciones de Periodistas de México (FAPERMEX). Su contacto con el periodismo viene de familia. Su padre, Mussio Cárdenas Cruz, y sus tíos Emilio, Francisco y Paulino, constituyen una dinastía de periodistas veracruzanos de reconocido prestigio. Actualmente escribe la columna Informe Rojo, que se publica en portales en internet y medios escritos con amplia aceptación entre la opinión pública.

mussioc2@gmail.com