Domingo, 9 de diciembre de 2018

Fuera de Foco

La 4ª Transformación comienza en nosotros
Silvia Núñez Hernández

Buenos Días Veracruz

El silencio del gobernador Yunes
David Varona Fuentes

@suntos de poder

México en manos de delincuencia organizada
Manuel Carvallo Carvallo

Columna Invitada

"Servir o servirse"
Columna Invitada

Mussio Cárdenas Arellano

Mussio Cárdenas Arellano

Atrapado en el mundo de las letras y la denuncia social, Mussio Cárdenas Arellano cuenta ya con un extenso kilometraje recorrido en el periodismo. Lejano parece ya aquel 1978 cuando en Coatzacoalcos, su tierra natal, escribió sus primeras notas. Transitó por la entrevista, el reportaje, la crónica, el artículo y la columna política. Fue corresponsal de la revista Proceso, Imevisión, IMER, Contralínea; fundador de las revistas Contacto e Informe Rojo; analista político en radio y televisión, y ganador del Premio México por columna política, en 2009, otorgado por la Federación de Asociaciones de Periodistas de México (FAPERMEX). Su contacto con el periodismo viene de familia. Su padre, Mussio Cárdenas Cruz, y sus tíos Emilio, Francisco y Paulino, constituyen una dinastía de periodistas veracruzanos de reconocido prestigio. Actualmente escribe la columna Informe Rojo, que se publica en portales en internet y medios escritos con amplia aceptación entre la opinión pública.

mussioc2@gmail.com

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Voy a tener que cambiar de crush

--Chopenjawer

Si bien la mayoría de los funcionarios Duartistas que cayeron en Pacho Viejo son indefendibles por la manera tan burda en que se enriquecieron al amparo del poder, en los días recientes se ha ido develando lo que ya se sabía: eran objetos de una persecución de investigaciones simuladas y con ansias de venganza política por parte del ex gobernador.

Este lunes, abonado al tema de que ya salió el primer funcionario de la administración sexenal Duartista en la era Cuitláhuac, en el Congreso del Estado se estaba solicitando juicio político para el ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, para el ex secretario de Seguridad Pública, Jaime Téllez Marié; y el todavía Fiscal General del Estado, Jorge Winckler.

Este triunvirato fue el que operó de manera parapoliciaca la detención de los funcionarios presos en Pacho Viejo, incluido el ex gobernador interino Flavino Ríos Alvarado, con obvias intenciones no de hacer justicia, sino de hacer una cacería de brujas para legitimar el gobierno de Yunes Linares y de paso obligarlos para entregarles propiedades y dinero que, sin duda, ya habrán parado en arcas personales y en dinero no reportado en la campaña fallida del hijo del ex gobernador.

Este lunes precisamente salieron a relucir, a través de abogados de Arturo Bermúdez Zurita, lo que era un secreto a voces: el engaño y simulación de acuerdos reparatorios y la entrega de bienes inmuebles, lo que fue sustentado en conversaciones que se filtraron a la prensa donde se escucha "negociando" a Marcos Even Torres Zamudio (Fiscal Anticorrupción y gurú de Winckler) con uno de los abogados del ex titular de la SSP.

Entre estas cuestiones, también se sabe que intentaron presionar a los ex funcionarios para que así se culpara de otros delitos al objetivo principal que no pudo encarcelar Yunes en Veracruz: Javier Duarte; otro actor que quisieron embarrar en declaraciones inventadas para que se firmaran con torturas, es MORENA, aludiendo que estaba financiada por el ex gobernador convicto, pero nunca ha habido pruebas.

El ex gobernador Yunes Linares siempre presumió sus trofeos y aseguramientos, pero también los mismos han sido desmentidos. Por ejemplo, el caso de la supuesta casa de Duarte en Woodlands, Texas, cayó de inmediato como una mala mentira, pues ni era del ex gobernador y ni estaba en una de las zonas más caras. En el caso de los presos, nunca hubo una sentencia y sólo dieron largas a su estancia en el penal ubicado en Coatepec a través de prisiones preventivas.

No se duda que muchos funcionarios que trabajaron con Duarte tienen que responder ante la justicia, pero Yunes enfocó sus baterías en objetivos seleccionados; otros negociaron, escaparon y ni siquiera fueron tocados, lo que derrumba el argumento de "justicia" que el ex gobernador pregonaba.

Ahora, con todo el escenario adverso, quienes sí deben de hacer justicia son las autoridades actuales; que demuestren que no es por ayudar a los Duartistas (a quienes sus detractores los vinculan) sino para demostrar que se usó el aparato del estado para revanchas políticas y escándalos mediáticos, lo que no debe hacerse para la procuración de la justicia.

Por la tarde, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez arremetió vía Twitter: "Lo advertimos, fue un fiasco y show mediático la recuperación de bienes, denuncias e investigaciones contra Duarte y sus ex funcionarios, el gobierno anterior pactó con ellos la negociación de propiedades a cambio de su libertad y bajar las penas. Empieza a salir la verdad".

Hasta el cierre del día, los señalados no habían dicho ni pío de las serias acusaciones; acaso un débil "no me pueden obligar a renunciar" de Winckler expresado el domingo, pero sabe (al igual que su patrón Yunes y su amigo Téllez) que tiene todos los escenarios en contra para que le pase lo que dijo Paco Ignacio Taibo II sobre su polémico nombramiento al frente del Fondo de cultura Económica.

Y bien doblada.

NOTA PARA PEGAR EN EL REFRI: La organización FREDEPO regresó a las calles de Xalapa y volvió a cerrar el centro histórico, algo que no hicieron en el Yunato porque sabían que éste era intolerante con los bloqueos, ordenando el desalojo y detención de los líderes. Ahora, aprovechando que el discurso de la "Cuarta Transformeshion" es que no se usará a la policía para reprimir, salieron envalentonados a tapar la circulación justo frente al Palacio de Gobierno. Hay que decirlo: de las pocas cosas buenas del corto bienio, fue que no se permitieron que organizaciones pedorras y líderes patito bloquearan la circulación de Xalapa. Eso debe tomarse en cuenta sobre todo ahora que la capital veracruzana no está muy contenta con el gobierno municipal.

OTRA NOTA: Sin restarle mérito al poeta Juan Hernández Ramírez (nombre poco conocido para muchos, incluido para quien esto escribe) hay que reconocer que finalmente la Medalla Ruiz Cortines se otorga a un ciudadano veracruzano como hace mucho tiempo no se recordaba, pues últimamente se entregaba a instituciones u organizaciones civiles, en los cuales incluso había línea directa del gobernador para su votación. En el video del Congreso llama la atención la apabullante votación que favoreció a Juan Hernández, superando al ampliamente conocido Gilberto de la Rosa... ¿Será que los diputados realmente conocían a los aspirantes o solamente estaban siguiendo una línea? Lo anterior también se comenta porque hubo legisladores que cambiaron su voto de última hora, cuando ya habían emitido su primer voto a favor del famoso músico del grupo Tlen-huicani.

LA ÚLTIMA PORQUE YA NO HAY CAFÉ: Que luego de que no lo dejaron pasar al evento donde estuvo presente el presidente López Obrador, el diputado federal Héctor Yunes Landa finalmente fue a Palacio de Gobierno para sostener un encuentro con el gobernador Cuitláhuac García Jiménez: "Tuvo la amabilidad de llamarme hoy para aclarar el incidente de ayer. Asunto cerrado. También, para invitarme un café en su oficina", expresó en comunicado... ¿Entonces a partir de ahora es su jefe político?

 

Con su puño y letra, Miguel Pintos valida lo que sirve y lo que no, y entre ello, certifica un acta de cabildo que derrumba la concesión de canchas de futbol rápido, la que amaga con frustrar la inversión de 60 millones de pesos en el Parque Central Miguel Hidalgo, el magno proyecto ecológico de Coatzacoalcos. Sólo que esa acta es falsa.

Su firma da sustento legaloide a un documento apócrifo.

Su firma engaña en un juicio de amparo que habrá de dilucidar si las ligas de futbol permanecen, o no, en el parque deportivo.

Su firma altera la vida institucional del ayuntamiento de Coatzacoalcos, violado el libro oficial en que se inscriben los acuerdos tomados por el cuerpo edilicio y el trámite que se le da a los temas torales ante el Congreso de Veracruz.

Hay en el expediente del juicio de amparo 1123/2018, promovido por Ember de Jesús Ballinas García, presidente la liga Fut7, un hecho inédito: dos actas de cabildo de la misma sesión.

Un acta, la auténtica, acredita la concesión de la cancha de futbol rápido, y otra, la falsa, usada por el ayuntamiento actual para vulnerar los derechos del beneficiario y simular que ese día se autorizó la venta de un área verde a otro particular.

Insiders del Palacio de Justicia Federal saben que el asunto apesta. Y arrastra al secretario del ayuntamiento, Miguel Pintos Guillén; al alcalde Víctor Manuel Carranza Rosaldo, y al titular del Departamento Jurídico, Agustín Jiménez, un ingeniero que de leyes sabe lo que López Obrador de aeronáutica.

Al promover el juicio de amparo, Ember Ballinas aportó pruebas contundentes: el acta de cabildo que validó la concesión de la cancha de pasto sintético, en una extensión de 2 mil 512.58 metros cuadrados, por 11 años y la aprobación que para el efecto realizó el Congreso de Veracruz. Era la anuencia del ayuntamiento y la validación de la Legislatura estatal.

En contrasentido, el área jurídica del ayuntamiento del morenista Víctor Carranza sustentó su alegato en una treta descomunal: un acta de cabildo de la misma sesión, con los mismos puntos a tratar, a excepción del numeral 5 en el que hace aparecer la validación para la compraventa de un área verde entre las colonias Petrolera y Puerto México, a favor de un personaje de nombre Fernando Hernández Hermosillo.

Ese hecho nunca existió.

Y es Miguel Pintos Guillén quien certifica el acta falsa.

Al calce del documento, estampa su firma el secretario del ayuntamiento, un neófito en política que proviene de la industria y del negocio con los dineros de Pemex, el contratismo voraz, la pinta de guarniciones y cuando le caían obras de peso y responsabilidad, solía asociarse con empresas de alta eficiencia.

Un acta, la del 24 de octubre de 2014, establece la anuencia del cabildo, entonces encabezado por Joaquín Caballero Rosiñol, otorgando la concesión a favor de Ember Ballinas, modificando así un tramite que inició durante la alcaldía de Marco César Theurel Cotero —“Te rompo tu puta madre”— que le había aprobado el manejo y operación de la cancha por 20 años, lo que contravenía la ley.

Ante ello, se reconsideró y se ajuste el período de concesión a 11 años.

Aquel acuerdo de cabildo se remitió al Congreso de Veracruz. El 13 de septiembre de 2016, por unanimidad, la diputación local aprobó la concesión a favor de Ember Ballinas. Fut7 se habría de convertir a la postre en el mayor dique contra el proyecto-negocio del Clan de la Succión, la familia Robles-Hillman, los que controlan al alcalde Carranza, los que disponen de la aportación de 60 millones, extraídos a Pemex a través del Programa de Apoyo a Comunidades y Medio Ambiente, los que sugieren qué constructor realiza la obra, los que han hecho del tráfico de tierras y chicanas notariales un fortuna brutal.

De la otra acta de cabildo no hay registro real. Es copia del acta original, de fecha 24 de octubre de 2014, salvo que en el numeral 5 del orden del día y en su desarrollo se inventa la compraventa de un área verde a favor de Fernando Hernández Hermosillo.

Dice así:

“Se aprueba la compraventa de la fracción de terreno del área verde ubicada en la colonia Petrolera, con superficie de 400.29 metros cuadrados, con las siguientes medidas y colindancias… a favor de Fernando Hernández Hermosillo, autorizándose a la sindica del H. Ayuntamiento Constitucional para que en representación del H Ayuntamiento firme ante notario público la escrituración correspondiente, concluidas las formalidades legales necesarias, quedando este lote desincorporado del dominio público municipal”.

Más adelante punta:

“Se instruye al C. Juan Manuel Rodríguez Caamaño, secretario del H. Ayuntamiento, remita copia debidamente certificada de la presente sesión de cabildo al Congreso del Estado, solicitando la autorización que indica el marco legal aplicable”.

Dicha acta de cabildo nunca llegó al Congreso de Veracruz. No llegó porque no existía. Y no hubo respuesta a la supuesta venta del área verde, ubicada en el canal pluvial que divide a las colonias Petrolera y Puerto México, las que años antes, siendo Iván Hillman Chapoy alcalde de Coatzacoalcos —y esposo de la diputada duartista Mónica Robles Barajas, hoy en Morena—, vendió a amigos y vecinos, empleados y conocidos.

Al Congreso de Veracruz fue remitida el acta auténtica, la que validaba la concesión a Ember Ballinas del predio de 2 mil 512.58 metros cuadrados, dentro del parque deportivo Miguel Hidalgo.

Con las dos actas de cabildo en el expediente, el Juzgado Noveno conminó al ayuntamiento de Víctor Carranza a aclarar cuál tenía soporte legal. Mientras, Ember Ballinas tramitó que el juzgador diera vista a la PGR por la existencia de un documento a todas luces falsificado, pero no hubo respuesta.

Hay por lo menos dos delitos a perseguir: falsificación de documento y uso de documento falso.

Hay tres probables implicados: Miguel Pintos, quien certificó el acta apócrifa; el alcalde Víctor Carranza, sin cuya anuencia no se habría consumado la farsa, y el titular del área jurídica, Agustín Jiménez, por ser quien lleva el caso ante el juzgado federal dentro del juicio de amparo.

Aferrado al negocio del parque ecológico —obsesiona a Mónica Robles y a su madre, Roselia Barajas, portar máscara de ambientalistas— Víctor Carranza transgrede la norma federal. Y su alfil, Miguel Pintos, viola la legalidad.

Improvisado en el cargo, el secretario del ayuntamiento es ave de mil tempestades. El día que no le llama diputada a una regidora, olvida el protocolo que debe seguirse en las sesiones de cabildo.

Eso es peccata minuta.

Lo peor es la tenebra y el ataque desde las sombras, la intriga a los enemigos y también a los amigos, el fuego a los opositores y el ataque embozado a Morena, el golpe artero, la descalificación y el desgaste.

Pero nada como la falsificación de un acta de cabildo, que se esgrime como legal en un juicio de amparo, que intenta engañar a un juez federal, que busca el despojo a Fut7 y desconocer la concesión por 11 años a Ember Ballinas.

Quien haya falsificado el acta, es un misterio. Quien la certificó fue Miguel Pintos.

Y hay más.

Archivo muerto

Sigiloso, Juan Javier Gómez Cazarín toca una puerta y se abre. Se interna en una lujosa residencia y ahí traba acuerdos. Ahí, en la residencia del fraccionamiento El Castillo, sobre la avenida 20 de Noviembre, en Xalapa, habita un tipo tan siniestro como dos caras, dos veces alcalde de Coatzacoalcos, hoy aliado encubierto de Morena. Es Marcelo Montiel. A él acude Gómez Cazarín, el títere útil en el Congreso de Veracruz, presidente de la Junta de Coordinación Política, recibiendo en la clandestinidad la línea a seguir.

Ahí le orienta. Ahí lo instruye. Marcelo despliega su arsenal de tretas, las mañas y sus nexos. Es un romance político que deja ver quién controla al gobierno de Veracruz y que acredita que la alianza PRI-Morena está en mayor esplendor… A bordo de una Suburban de lujo, vive Cuitláhuac García la austeridad republicana. Auto de ensueño, blanca y reluciente, lo traslada al restaurant La Flor del Istmo, donde se congregan familias y grillos, donde se disfruta la majestuosidad del río Coatzacoalcos, el vuelo de las gaviotas, la quietud de los pelícanos, el lirio sobre las aguas y el ir y venir de los que se trasladan y arriban desde la congregación de Villa Allende.

Así llega el futuro gobernador de Veracruz a su encuentro con la prensa de Coatzacoalcos, el jueves 15, donde nada o casi nada tiene que decir.

Cuenta el futuro gobernador algo que hace semanas dejó de ser noticia: Andrés Manuel López Obrador no cumplirá su promesa de estar en el puerto que tantos votos le ha dado, el 2 de diciembre. Irá a Xalapa, y en Plaza Lerdo —o Plaza Regina Martínez— formulará la declaratoria de crisis humanitaria para Veracruz, demandando acciones inmediatas para atender la inseguridad, el baño de sangre, la violencia sin control, y también la emergencia financiera, que viene como herencia de Javier Duarte y sus 400 ladrones. Frente a los medios de comunicación, Cuitláhuac García poco tiene que decir. O lo que dice raya en la irrelevancia.

Horas después, atiende lo que le urge: un banquete con una parte de la casta empresarial. Su anfitrión es Arturo Quintanilla Hayek, compadre de la senadora Rocío Nahle García, de fortuna incalculable gracias a la infinidad de contratos millonarios otorgados por Pemex, el Pemex saqueado por la mafia del poder, el Pemex succionado por las bandas de la corrupción. Una Suburban de lujo —placas XYX 141-A— y una comilona con empresarios, retratan cómo se chuta Cuitláhuac García el cuento de la austeridad republicana que tanto pregona El Peje… Son 31 millones y es dinero basura.

Es, según los estados financieros, el monto del entre con los medios de comunicación hasta septiembre, el gasto inútil, el pago por el aplauso abyecto y el silencio servil. Son 31 millones de pesos y el pueblo no lee. Extraído de una encuesta inédita, la que esgrime el señor Víctor Manuel Carranza Rosaldo, en mala hora alcalde de Coatzacoalcos, el 61 por ciento de la población no sabe qué ocurre con la obra municipal.

Eroga el ayuntamiento más de dos millones de pesos al mes —1.8 millones para Diario del Istmo y el resto del consorcio de la succión— y el pueblo ni los voltea a ver. Tan cariñoso que es Carranza que de refilón le dice a los Robles, sus patrones, que su periodismo ni huele ni hiede, ni pinta y mucho menos forma opinión. Sabiéndolo, qué mueve al alcalde Carranza a persistir en pagar publicidad en medios de nula credibilidad.

Paga por razones diversas: por evitar la estridencia; por ocultar sus taras políticas; por no vulnerar el negocio informativo de los Robles, la familia duartista que a través de Diario del Istmo y anexas succiona al poder; por las loas que inútilmente pretenden maquillar su desastrosa gestión, o simplemente porque no siendo dinero de su bolsillo supone que se puede dilapidar.

Y todo para terminar ofendiendo a su pueblo con aquello de que “nada más sabemos ladrar pero no sabemos conjuntar bien”. ¿Y usted, a qué hora sale a ladrar?…

Llueven sobre Rocío Nahle las iras y el fuego de un gremio iluso, el de los petroleros, que un día la oían arengar contra la corrupción y luego la ve complacida con la promesa del charrismo sindical, el voto libre y secreto, la democracia al estilo Deschamps que no es más que una burda e insultante simulación.

Le llaman vendida y traidora. Le dicen corrupta y falaz. Son hirientes con la senadora, vaciando insultos que duelen, aborrecida con el denuesto, golpeada con el agravio, con los odios del empleado y el obrero, la base de un sindicato que creyó en la falsa promesa de que esta vez la voz de la disidencia se podría imponer.

Rocío Nahle es sórdida en todo. Habla de su vida en Pemex sin hurgar en su esencia, su llegada de su natal Zacatecas, el respaldo de su padrino y protector, el ingeniero Basualdo, los contratos de trabajo que fluían y fluían en la petroquímica de Coatzacoalcos hasta que su suerte cambió, migrando a la industria privada, convertida en comadre de proveedores, millonarios de dudosa reputación.

Arrojada del reino, se vendió en lo que El Peje la quiso comprar. Le vendió una bandera, la de la defensa de Pemex, la estridencia en el Congreso, construyendo un discurso sobre verdades de sobra conocidas, la lucha de muchos otros que aún luchan desde el interior de la empresa, enfatizando en el despojo de la riqueza nacional, la corrupción del PRIAN, las manos sucias y el despojo impune. Que si Odebrecht, que si la reforma energética al gusto de la mafia del poder, que si el salinismo incrustado en las empresas que ganaron contratos por perforar en aguas someras y profundas, robando resultados previos de exploraciones exitosas, obra de técnicos de Pemex, con recursos de Pemex, con inversión de Pemex.

Iba bien hasta que un día se metió en el tema sindical. Vio el fuego y lo tocó.

Cinco meses antes que el Dios Peje ganara la elección, en enero, decía que desde la Secretaría de Energía suprimiría el dispendio de recursos a Carlos Romero Deschamps y a la cúpula del STPRM. Cerraría las válvulas de dinero pero que fueran los trabajadores los que depusieran a sus líderes.

Se acabará el charrismo, decía López Obrador. Reformaría la ley. Nunca más el voto a mano alzada. Nunca más el voto bajo presión de los caciques. Nunca más el voto condicionado. Para eso se había reformado la Constitución.

Decía, en cambio, Rocío Nahle que en el tema sindical Morena y el nuevo gobierno no tendrían injerencia alguna. Y que nadie implicara a Morena en apoyo alguno, menos en la vida interna del sindicato petrolero. Por encima de todo la autonomía sindical.

O sea, el Dios Peje pregonaba que le habría de cortar la uñas a los líderes y Rocío Nahle afirmaba que Morena no se iba a meter.

Día clave, el 17 de octubre. Tras el “acuerdo” entre la Secretaría del Trabajo y la cúpula petrolera, las senadoras Olga Sánchez Cordero, futura secretaria de Gobernación, y Rocío Nahle dieron por hecha la redención y la rendición de Romero Deschamps.

“Festejamos la convocatoria —pregonaba la ex ministra Olga Sánchez Cordero— que ha hecho el sindicato de trabajadores petroleros, en donde se establece el voto secreto y libre. Festejamos esta situación y compartimos con ustedes que esta elección va a ser sin nombre y sin ficha del trabajador en la cédula”.

Es un “avance histórico”, puntualizaba Rocío Nahle. Habría “elecciones secretas, democráticas, lo cual nosotros festejamos, qué bueno. Festejamos que se vaya a llevar una elección democrática, una elección directa, porque así lo han pedido los trabajadores”.

Y nada fue así. Se volvió al escrutinio. Por ello se alejaron los disidentes, advirtiendo que impugnarían la elección, que no avalarían la farsa. Otros quisieron registrar sus planillas y los excluyeron de forma arbitraria.

Hoy le llueve leña a Rocío Nahle y Olga Sánchez Cordero, la que se regocija por la próxima legalización de la marihuana, la despenalización del aborto, el perdón de las víctimas a sus verdugos, la que impulsa la amnistía a un sector de los narcos con el señuelo de la pacificación de México y el fin del baño de sangre.

“Ustedes dos —le refuta la disidencia desde Ciudad del Carmen, en video— no tenían por qué pronunciarse de hechos que desconocen, por qué avalar  o pretender avalar una elección que es fraudulenta, basada en artículos anticonstitucionales”.

Agregan:

Carlos Romero las engañó y les vendió la idea de que se trataría de “voto libre y secreto, cuando a las seis ya habían cerrado la convocatorias para las planillas, porque no nos registramos porque el estatuto es ilegal, si no estamos indignados con ustedes dos”.

¿Las engañó? ¿O hay pacto entre el Dios Peje y Romero Deschamps? ¿O hubo operación electoral de los charros hacia Morena en la elección presidencial y AMLO paga la factura? Léase el voto petrolero en los feudos de los caciques en Minatitlán, en Agua Dulce, en Coatzacoalcos, en Nanchital, en Las Choapas, en Poza Rica. Ahí donde ganó López Obrador se siente la mano de Romero Deschamps.

Otros más —¿Traición o ignorancia?, texto divulgado en redes sociales— tildan a Rocío Nahle de “vendida, traidora y renegada”. “Se vendió al gángster número uno de México; avaló la toma de nota ilegítima hasta el 2024 de Romero Deschamps”.

Luego apuntan:

“¿Acaso no sabe como petrolera que agreden y violentan a los trabajadores para votar por los mismos de siempre. Ya se le olvidó cuando le informaron que si no votaban por ellos, no les daban sus préstamos, y créditos hipotecarios, les mandan a investigación con la empresa que, por cierto, los funcionarios de Pemex son cómplices de ellos?

“No les dan trabajo a sus hijos o les jubilan anticipadamente y lo que es más, Rocío Nahle sabe que a muchos de sus compañeros no los encuentran aún.

“¿Por qué quieres destruir la confianza que tenemos en nuestro presidente electo. Nosotros estaremos con el licenciado Andrés Manuel López Obrador siempre… porque él siempre ha estado con nosotros… porque él nos ha ayudado a olvidar la soledad…

“Poner urnas, poner boletas, no es ser libres, Rocío. Emitir una convocatoria no te hace demócrata, tal como presentas a tu cómplice Carlos Romero Deschamps. Está claro que nuestros sueños de libertad y de transformación que vivimos, a partir del 1 de julio de este año, los echas a la basura…. Tú ya no eres nuestra, ni lo serás… y para ser francos, te desconocemos, te compraron con poco…”.

Son los hedores de la furia. Es la reacción de los agraviados. Son los fuegos que quiso tocar y arde en ellos.

Larga su lengua, corta su memoria, Rocío Nahle suele acelerar a unos, engañar a otros y provocar a los demás.

Así detona —y destripa— la opción por la democracia sindical.

Así se vendió y el Dios Peje la quiso comprar.

Archivo muerto

Bajo el puño de los golpistas, el Congreso de Veracruz culmina un ciclo. Candados en sus puertas, no vallas metálicas pero sí barreras humanas —unos 200 morenistas, refieren las crónicas periodísticas—, consignas irreductibles, imputaciones de Morena a los Yunes azules, a la bancada panista, amagando con radicalizar la protesta, congelar todo, impedir la clausura de los trabajos de la Diputación Permanente, los últimos acuerdos, las últimas propuestas, hasta la acreditación de los diputados del PRI, PAN, Movimiento Ciudadano y Verde que asumen sus cargos este lunes 5. 

Bajo el puño de los golpistas había caído el Congreso de Veracruz a la medianoche del lunes 29 de octubre. Aducían la creación del municipio 213, el de Tres Zapotes, congregación de Santiago Tuxtla; la cesión de bienes públicos del estado a tres municipios: un terreno para la construcción de un estadio de futbol en Orizaba, la casa de Agustín Lara y el Balneario Mocambo en Boca del Río, y el auditorio Benito Juárez, en Veracruz.

Lo de Tres Zapotes no pasó a ser dictamen y por ello no fue más que un embuste; nunca se consideró en la orden del día. Lo de Veracruz y Boca del Río, Morena lo esgrimía como obsequio del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares “a sus hijos”. Miyuli los atajó: es donación institucional, no a particulares.

Así Fernando Yunes Márquez sea alcalde de Veracruz, la donación no es a título personal. En Boca del Río el presidente municipal es Humberto Alonso Moreli, panista, del equipo yunista, pero no es hijo del gobernador. A los golpistas cualquier pretexto les viene bien. Y puede ser su razón, su argumento, el motor de sus golpes, pero lo que esgrimían fue una falacia. Políticamente así enfrentan a Yunes.

Pero el Congreso no es suyo. El Congreso es la casa de los veracruzanos. Ahí se expresan las voces de quienes los representan. Sean de mayoría o pluris, sean buenos o malos, o peores o mezquinos y vividores, si el pueblo los llevó al Congreso, a ese pueblo dicen representar. Y tomar por asalto su sede es un acto delincuencial.

A la medianoche del lunes 30 de octubre, jefaturados por Roberto Zenyazen Escobar García, a su lado una que ya ni era diputada local, Tania Carola Viveros Cházaro —solicitó licencia por el resto de su gestión y se convirtió en diputada federal—, unidos a ellos diputados electos, los golpistas consumaron el secuestro del Congreso de Veracruz. Pobres diablos. olvidan que el que a hierro mata, a hierro muere. Cuando otros grupos, esos sí radicales, les asalten las instituciones, les encadenen la puertas, los echen y no los dejen trabajar, que no apelen a la legalidad ni reclamen el estado de derecho… “Cuando la ley es injusta, lo correcto es desobedecerla”. ¿Lo correcto es desobedecerla? Si lo dijera un delincuente, se entendería.

Pero no. Acuña la frase Eric Cisneros Burgos, cuasi secretario de Gobierno de Veracruz, el que compra diputados con tarjetas Saldazo, como lo evidenciara Maleno Rosales, legislador de Morena por el distrito de Medellín, su compañero de partido. Siendo injusta una ley, lo correcto es modificarla. Es un principio ético. 

Desobedecerla es equiparable a violarla, a romper el estado de derecho. ¿Quién y bajo qué argumento determina si es injusta o no?Y pensar que un tránsfuga de la ley en potencia, con mentalidad ilegal, será quien conduzca los destinos de la Secretaría de Gobierno en tiempos Cuitláhuac García Jiménez, el futuro gobernador.

Para Ripley…Afable, alegre, Rosa Aurora Escobosa Licona —mi adorada tía Rosy— tenía un don: hacer feliz a los demás. Su sonrisa permanente, su voz de aliento, la suavidad de sus palabras, le ganaron afecto y cariño. Cultivaba una virtud que no a todos se les da: aliviar las penas de otros con frases cargadas de amor, actitud positiva, energía que sana. Hará cinco años se fue su eterno amor, su amado Emilio Cárdenas Cruz, periodista y publirrelacionista sin par. Hará tres años perdió a su hijo Ricardo y a su hermana Teté. Hará dos años se fue Jorge, su hermano, periodista de deportes en Excélsior y El Universal. Este 2 de noviembre, tía Rosy se nos ha ido.

Va al encuentro con los suyos y a gozar de la plenitud del amor de Dios, al que se entregó con inmensa fe. Solidaridad y cariño fraterno a José Emilio Cárdenas Escobosa, a su esposa Yuri, a Patty y Jorge Girón, a Oralia Lajud, a quienes conforman la tercera y cuarta generación de esa familia ejemplar. Que el tiempo les conceda la resignación y Dios sea el bálsamo para aliviar el dolor por la partida de nuestra inolvidable tía Rosy…

Sobre un embuste teje Tania Cruz la impunidad de su hermano Jonathan “N”, acusado de pederastia, de obligar a una relación sexual a una joven hondureña —16 años, refugiada— en días de campaña, cuando Morena iba por la diputación federal y lo mismo pedía el voto que hacer justicia, cuando en el discurso se denuncia la violación a los derechos de los olvidados y el atropello de los que detentan el poder.

Aprehendido, enfrentado a la ley, Jonathan fue remitido este sábado 6 ante una juez venal que apenas lo vio le varió el delito por el de estupro y lo dejó ir.

Fue detenido pero Tania Cruz dice que no. Cuenta que se apersonó.

Fue intervenido por agentes ministeriales, revisado por un médico, leídos sus derechos y puesto en las bondadosa manos de la juez Ludivina García Rosas, de acre fama y pésimo historial.

Pero Tania Cruz sostiene que no.

“Acudió por su propia voluntad”, cuenta la diputada federal por Coatzacoalcos, resguardando el nombre y el parentesco, aludiéndolo sólo como “la persona que se señala como familiar”.

Hará cuatro meses, y unos días más, Tania Cruz instaba a votar para Morena, darle el voto a López Obrador, retener la diputación federal en el distrito 11 de Veracruz, ganarse una curul en San Lázaro, así terminara siendo, por su bajo perfil, una diputada del montón.

Hará cuatro meses comenzó la pesadilla de la que puede despertar.

Andaba en calles de tierra, en colonias y congregaciones. Pregonaba el cambio, el nuevo destino de México en manos de Andrés Manuel López Obrador. Tocaba puertas, estrechaba manos, recibía cumplidos, sonreía y escuchaba el reclamo de los pobres, la voz de los que demandan otro rumbo para Coatzacoalcos, para Veracruz y para la nación.

Y entre su porra y sus huestes, en la avanzada y la reta, un grupo singular: la juventud morenista.

Y ahí uno de ellos, el más preciado, su hermano Jonathan.

Jonathan, instructor de pesas, ganador de preseas, laureado deportista, comandaba al equipo juvenil de campaña. Y entre ellos una joven nativa de Honduras, menor de edad, de identidad reservada, con la que trabó amistad… y algo más.

Un día, 30 de abril, la contactó vía mensaje en la red social WhatsApp. Le pedía salir. Le dijo la joven que sus padres se oponían y a cierta hora le retiraban en teléfono celular. Le expresó, sin embargo, que ya tarde podría escapar.

A eso de la 1:30, Jonathan pasó por ella. Y fueron a “platicar” mientras circulaban en el vehículo azul, con logo de Morena, el partido de López Obrador, según consta en un documento del juicio que enfrenta el hermano de Tania Cruz.

Enfilado hacia el centro de la ciudad, Jonathan decidió entrar al motel Secreto, ubicado sobre avenida Universidad. Ahí, según dijo a la joven, platicarían y verían televisión. Ya en el interior de la habitación la chica entró al baño y al salir observó las luces estaban apagadas aunque la oscuridad no era total. Se sentó en la orilla de la cama y Jonathan la tomo de la mano.

“Él agarró mi mano derecha y se la puso en el pecho. Sentí que estaba desnudo. Mi reacción fue quitar la mano y le dije ‘qué te pasa si íbamos a platicar nada más’. Y agarró y me empezó a jalar mi pantalón de mezclilla. Yo lo empujaba pero él como que me abrazaba pero muy fuerte y me lastimaba mi piel. Me quitó mi ropa tanto interior como mi brazier y blusa (…) En eso me hizo un movimiento muy rudo y me jaló hacia él y me rasguñó la espalda. Me lastimó la entrepierna. Me abrazó mi mano. La tenía hacia abajo y él me tenía abrazada. Y su miembro me lo metió en mi vagina. No recuerdo cuánto tiempo pasó esto. Una vez terminado esto, (él) se metió a bañar”.

De ahí, según el relato contenido en la indagatoria, Jonathan “N” llevó a la joven hondureña a una Farmacia Iza y le compró un anticonceptivo. Eran ya las 5 de la mañana del 1 de mayo. Ahí los ubicó la familia que entonces se movía con una patrulla de la policía.

En su denuncia, la chica revela el nombre de un antiguo novio. Seis meses antes —dijo— sostuvo relaciones pero no sangró. “Con Jonathan sí sangré poco”, expresó.

Según exámenes practicados por el área forense, hubo ruptura de himen y desgarro vaginal.

Aquel día Jonathan estuvo detenido. La chica formalizó su declaración asistida por su papá, Franklin   Edgardo Cabrera Silva. El asesor jurídico del padre era Eddy Iván González Santiago.

Era la versión de la víctima y el padre y su familia la avalaron. Se le apercibió de las penas que le resultan a quienes emiten declaraciones falsas a la autoridad. Y dijeron que esa era la verdad.

Horas después, según versiones periodísticas, la familia de Tania Cruz abogaba por Jonathan. Invocaban la condición migratoria de los padres de la víctima, su origen hondureño. Argüían que aquello no era ni violación ni pederastia. Se ofrecía —según las notas de prensa— un auto y dinero a cambio de desistirse. Pero el caso siguió.

Enfrentaba el proceso penal 143/2018 por su presunta responsabilidad por el delito de pederastia agravada en agravio de la joven menor de edad de identidad reservada a la que se le identifica como 87A, a la que conoció en campaña, en las filas de la juventud morenista de Coatzacoalcos.

Y Jonathan se mantuvo en libertad.

Así, libre, hasta el sábado 6. Cuatro meses después le fue ejecutada la orden de aprehensión 933/2018 de fecha 8 de mayo de 2018. Lo abordaron agentes ministeriales sobre la avenida Universidad en el estacionamiento de Plaza Cristal.

Esa noche del 6 de octubre trascendió la detención de Jonathan. Al día siguiente —domingo 7— se realizó la audiencia en el juzgado de Control y Ludivina García Rosas, su titular, le varió el delito de pederastia a estupro, ignorando que la chica declaró haber sido forzada, otorgándole al imputado beneficios para enfrentar el juicio en libertad.

Ahí se vio a la diputada Tania Cruz, según relatan periodistas y personal del juzgado, cabildeando para lograr que la justicia se aplique en la milpa ajena y no en la familia de la diputada federal.

Horas después, Tania Cruz negó la realidad.

“Logramos saber —expresó en un comunicado— que en ningún momento se ejecutó orden de aprehensión alguna, por lo que es preciso aclarar que la persona que se señala como familiar, acudió por su propia voluntad ante la instancia procuradora de justicia a hacer valer su derecho a defenderse ante los señalamientos que se le imputan. De igual forma, el antes citado en ningún momento estuvo eludiendo la acción de la justicia, toda vez que jamás fue requerido por la autoridad competente para aclarar tales señalamientos.

“La persona señalada como mi familiar, obtuvo su libertad bajo las reservas de ley, ya que la autoridad no encontró elementos suficientes para solicitar su retención”.

Su engaño es frágil. Y una patraña. Hay evidencia de la aprehensión, ejecutada a las 18:50 del sábado 6 en el estacionamiento de Plaza Cristal. Jonathan no se entregó. Y no obtuvo su libertad bajo las reservas de ley. Está sujeto a juicio y la Fiscalía de Veracruz de inmediato apeló a la variación del delito concedido por la juez de control de pederastia a estupro.

Invoca la fracción IV del artículo 183 del Código Nacional de Procedimientos Penales que establece que incurre en pederastia agravada “quien contacta a su víctima mediante el uso de internet, telefonía o de cualquier otra tecnología de la información y la comunicación hubiese contactado y propuesto a la víctima un encuentro”.

Pero a la juez le valió.

Ludivina García, la juez que le suavizó el cargo, enfrenta denuncias públicas por facilitar la liberación de acusados de pederastia y de aplicar sentencias mínimas a agresores de mujeres.

Su esposo o ex, Marco Antonio Lozada Moo, subprocurador fidelista y duartista, es el director de Capacitación de Jueces en el Poder Judicial de Veracruz. Fue señalado en el caso que consigna declaraciones de integrantes de Los Zetas como parte de una red de protección, en Córdoba, detonados por la revista Proceso.

Una auxiliar de Ludivina García Rosas sufrió, hará un par de meses, un atentado en Coatzacoalcos, rafagueado su automóvil, ella en su interior, incrustándose algunos cristales en su cuerpo, uno de ellos en su ojo. Luego pidió su cambio a Xalapa.

Es Ludivina la tabla de salvación de Jonathan, el hermano incómodo de la diputada federal Tania Cruz. Andará libre a menos que la Fiscalía logre que prospere la apelación y se le juzgue por pederastia agravada con una pena de 40 años de prisión.

Primero fue Aarón Azahel Ayuso Collins, asesinado junto con su esposa, en la colonia 24 de Octubre, al poniente de Coatzacoalcos. Se halló en su vivienda marihuana y crack. Aarón era hijo de María Sandra Collins Coronel, operadora de la senadora Rocío Nahle y actual directora de Programas Sociales del ayuntamiento de Morena.

Luego Jairo Jafet Dzib Lara, inscrito en la nómina municipal, adscrito a la presidencia municipal, acusado de ser el autor intelectual del secuestro de la estudiante de Medicina, Lesly Bucio Palma, en Boca del Río.

Ahora Jonathan “N”, hermano de la diputada federal Tania Cruz Santos, imputado de pederastia agravada contra una joven de 16 años de origen hondureño.

Los tres de Morena, los tres del círculo de plata de Rocío Nahle.

¿Cómo era? Ah, sí: no mentir, no robar, no traicionar al pueblo.

Y mientras, la diputada, hermana de Jonathan, maniobra y miente.

Con un embuste tiende un puente hacia la impunidad.

Archivo muerto

Por algo, a Víctor Carranza le da por jugar con el juez federal. Juega al desacato, a la soberbia, a la violación de un amparo. Vapuleado, tiene ya dos suspensiones en contra, una provisional y otra definitiva, en el juicio 1132/2018 que impiden la construcción del Parque Central Miguel Hidalgo, proyecto del Clan de la Succión de los Robles y los Hillman, y sus rémoras, la Nahle y el presidente municipal Víctor Manuel Carranza Rosaldo, o los Pintos y los Fosados, trepados todos en la inversión de Pemex, vía el Programa de Apoyo a la Comunidad y Medio Ambiente (PACMA), de 60 millones de pesos.

Y cuando debió acatar y mantener todo “en el estado en que se encuentra”, según la resolución del juzgador federal, Carranza prosigue las obras como si lo suyo fuera —y sí que lo es— violar la ley.

Por si alguien no se lo contó, la suspensión definitiva surte efectos sobre la totalidad del inmueble, los 96 mil 101 metros cuadrados, casi 10 hectáreas, contenidos en la “Unidad Deportiva Miguel Hidalgo”, como se denomina a ese predio y como especifica la escritura 47,057, de fecha 3 de diciembre de 2014, pasada por la fe del notario público Francisco Montes de Oca Zárate, con la que se desincorporó ese bien del fundo legal para incorporarlo al patrimonio municipal del ayuntamiento pero que no concluyó su trámite en el Congreso de Veracruz. O sea, el alcalde Carranza tiene, no uno sino dos problemas: por una cuestión de trámite y legalidad, el ayuntamiento de Coatzacoalcos no es propietario del predio y oficialmente el uso de suelo es “deportivo”.

Alguien en su equipo legal, por error o con dolo, le ocultó qué tan profundo es el pantano en que anda metido.

Alguien lo engaña con el cuento de que la suspensión definitiva otorgada por el juez Juan José Contreras Moreno a la Liga Municipal de Futbol no surte efecto sobre toda el área deportiva y por ello, fuera de los espacios que ocupan las canchas de las diversas ligas, se puede construir. Vil patraña. La suspensión definitiva aplica sobre las 10 hectáreas que ocupan el inmueble en disputa. Mientras, el alcalde Carranza ya violó el amparo, que es violar una resolución del Poder Judicial Federal, que implica sanción, y si persiste, multa, destitución del cargo y cárcel…

A las puertas de catedral, se solicita el exorcismo del alcalde. Que Víctor Carranza deje los golpes de pecho y se humanice, que no construya tesoros en la tierra sino en el cielo, que ya no despida personal.

Que cese el atropello laboral —rueguen por él—. Que vuelva sus ojos misericordiosos al trabajador de a 2 o 3 mil pesos al mes —rueguen por él—. Que reinstale al empleado que tiene familiares enfermos, unos inválidos, otros con esquizofrenia, los que sufren accidentes de trabajo y el IMSS se resiste a reconocerlos como tal —rueguen por él—. Y al padre Nicasio le dicen, lo conminan: “Sólo le pido que lo exorcice y le saque el chamuco”.

Y que el alcalde de Coatzacoalcos no sea “come santo y caga diablo”. Y que Víctor Carranza Rosaldo cese en su afán de dejar sin empleo a trabajadores de carne y hueso, no aviadores, los que perciben una miseria frente a los de la élite de Morena, los que llegaron con el alcalde y ganan una fortuna por hacerlo todo mal. Así sea…

Página 1 de 73