Jueves, 13 de diciembre de 2018


Columna: @suntos de poder

México en manos de delincuencia organizada

Lunes, 19 Noviembre 2018

* Las nuenas intenciones de Andrès Manuel Lopez Obrador

 

ACTUALMENTE más de 40 organizaciones criminales amenazan la seguridad del país.

Están englobadas en el rubro del crimen organizado y aunque el flagelo mayor es el narcotráfico, ahora se han diversificado para delinquir.

Robo de combustible, secuestro, extorsión, cobro de piso, homicidios, contrabando de armas,  venta de medicamentos caducos y apócrifos, trata de personas, robo a ferrocarriles, son algunos de los delitos de alto impacto.

Para combatirlos hay poco más de 331 mil policías, de todas y cada una de las corporaciones, ni siquiera la mitad de los que el país requiere y si acaso la tercera parte del número que recomienda la Organización de las Naciones Unidas, que señala un mínimo de 2.8 elementos por cada mil habitantes.

El 60% no ha superado las pruebas de desempeño, además de que sus condiciones laborales son precarias, con salarios bajos, prestaciones mínimas o sin éstas.

Sólo el 25% es apto para el cargo, el restante 15 por ciento es regular.

Durante el presente año han sido asesinados en el país 342 policías, es decir, un policía por día y no hay un solo estado que pueda ufanarse de que alguno de sus elementos no haya caído ante el embate del hampa.

Un tanto cuanto lúgubre el panorama ¿no le parece?

Bueno, pero todas esa cifras son de expertos en seguridad, estadísticas oficiales, reportes de inteligencia y opiniones de especialistas, así como de organismos de derechos humanos y civiles.

Luego entonces no hay que tomarlos muy en serio, no hay que  hacerles mucho caso, si tomamos en cuenta que todavía no se ha dado la obligada y tan de moda consulta popular, para que sea el pueblo sabio el que emita su veredicto y conozcamos la verdadera realidad de la situación.

Ya sabe usted, como son los catastrofistas que siempre exageran y miran la paja en el ojo ajeno sin ver la viga en el propio.

En calidad de mientras, ya Andrés Manuel López obrador, presidente electo aún, pero que ya gobierna, encontró la solución, aunque con ello dejó de lado su promesa que hizo a los 30 millones de votantes respecto a regresar a los soldados a sus cuarteles.

Esa varita mágica se llama:“Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024”, que entró con cazador en cuanto la Suprema Corte de Justicia de la Nación anuló la Ley de Seguridad Interior, al considerar que el Congreso violó el proceso legislativo pues no tomó en cuenta las afectaciones que causaría a la comunidad.

Conforme a la austeridad republicana que pregona MORENA, el anuncio de la panacea en seguridad fue hecho en un hotelito de Paseo de la Reforma.

El Fiesta Americana fue el marco donde se dio a conocer la estrategia con la que se acabará con la violencia y la inseguridad en el siguiente sexenio.

Lo primero será el combate a la corrupción; la creación del Consejo para la Construcción de la Paz, la regularización de algunas drogas, cuya prohibición ya es insostenible y la creación de la Guardia Nacional que estará conformada por las Fuerzas Armadas y la Policía Federal, con un promedio de 50 mil elementos, con facultades para

actuar como auxiliar del Ministerio Pública, disposición que, según el diputado federal morenista, Mario Delgado Carrillo, no significa militarizar a la Nación.

La Guardia Nacional deberá entrar en operación en un máximo de tres años.

El referido plan también contempla el ofrecimiento de la reducción de

penas, como ha sido desde siempre para los delincuentes que delaten a sus cómplices y, desde luego, la amnistía que estará condicionada al perdón de las víctimas.

¿Perdonaría usted a su secuestrador? ¿Al que mató a su padre? ¿A su hermano? ¿A su violador? ¿Al que envenenó a su hijo con drogas?

En opinión de expertos, la legalización de algunas drogas, la continuidad del Ejército en las calles, pero ya como Guardia Nacional, el perdón a los delincuentes, pero sobre todo la falta de claridad en las acciones concretas que se realizarán para combatir la corrupción y sanear a las corporaciones policiacas del país, son algunos de los puntos preocupantes.

Pero todo eso vale sorbete, porque como ya lo dijo el clásico: “me canso ganzo” y a ver quién se opone.

No me gusta decir se los dije, pero… EL CAMINO HACIA EL INFIERNO

ESTÁ EMPEDRADO DE BUENAS INTENCIONES.

Valora este artículo
(0 votos)
Manuel Carvallo Carvallo

Manuel Carvallo Carvallo, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana, con 28 años de ejercicio periodístico en diversos medios de comunicación impresos y electrónicos de Veracruz, así como nacionales entre ellos: El Sol de México y como reportero gráfico en la revista Proceso donde cubrió la fuente de justicia federal (PGR, Ejército, Marina, AFI, Gobernación, Policía Federal, entre otras), donde destacó por sus constantes trabajos de investigación.